Jueves, 06 de mayo de 2010

La f?brica de oro

Leyenda vietnamita





Erase una vez, una hombre llamado Nai Ha vivía en unapequeña aldea cerca del río Mekong y amaba el oro más que cualquier otra cosaen el mundo. Tanto le gustaba el oro que consumía todo su tiempo en descubrircómo convertir las cosas en oro. Poco a poco, se fue haciendo más pobre porquetodo su dinero lo utilizaba para experimentar, y así llegó un día en que Nai Hano pudo mantener a su familia.
Su esposa, agobiada por el problema de Nai Ha, pidió ayuda a su padre, a ver siéste le podía quitar los pájaros de la cabeza a Nai Ha.
Así, al cabo de unos días Nai Ha fue invitado por su suegro a comer. Mientrascomían el suegro de Nai Ha le dijo:
-¡Ja, ja, ja! Ya me ha dicho mi hija que tú también te dedicas al arte mágicode la obtención de oro. Como eres el marido de mi querida hija te dire unsecreto - el suegro miró a los lados y bajo mucho la voz - tengo la fórmulapara obtener oro.
Nai Ha, muy contento y nervioso, le preguntó al suegro cuál era el secreto.
-¡Sólo necesito una cosa para poner en marcha la fórmula pero necesito tuayuda!
-¡Claro que te ayudaré! Sólo dime qué quieres que haga.
- Lo que necesitamos son tres kilos de aquella pelusa que crece bajo las hojasde banano o cambures. Atención: las hojas que tomaras aquellas pelusas debenser de los árboles de bananos que tú mismo has plantado y cultivado en tuscampos. Cuando hayas recogido bastante pelusa, tráemela, juntos haremos el oro.
Nada más llegar a casa, Nai Ha le contó el pacto que había hecho con su suegroy al día siguiente la familia ya estaba plantando árboles de bananos ocambures.
Con el tiempo las plantas crecieron, y con mucho cuidado Nai Ha sacaba de cadahoja la ligera pelusa. Estaba tan concentrado en el proyecto que ni se dabacuenta que la esposa y los hijos recogían los bananos y cada día los llevaban avender al mercado de la aldea.
Después de 3 años de intenso trabajo, Nai Ha había recogido poco más de mediokilo de pelusa: un trabajo fatigoso, pero Nai Ha sólo pensaba en el pacto consu suegro y los 3 kilos de pelusa de banano.
Al cabo de muchos años, Nai Ha logró recoger 3 kilos de la blanca pelusa que lehabía pedido el suegro. La puso en un cesto y se la llevo al anciano.
-¡Qué bien! Seguiste mis indicaciones y has trabajado mucho- dijo el suegro.-Sólo queda convertirlos en oro. Abre la puerta del fondo.
Nai Ha se precipitó hacia la puerta y quedo como paralizado a la vista detantos pedacitos de oro que había en la mesa, destellaban al sol. Alrededor dela mesa, sonrientes sentados la esposa y los hijos de Nai Ha.
-Este es el que hemos ganado vendiendo nuestros buenos bananos en estos 10 añosdijo amablemente la esposa de Nai Ha.
-Nai Ha, eres un hombre rico de verdad - dijo su suegro - Así es cómo seconvierten las cosas en oro y durante todos estos años lo has hecho casi sindarte cuenta. Ahora tienes que seguir haciéndolo.
Y así fue, Nai Ha siguió el consejo de su suegro y trabajo junto con su familiapara conseguir vivir desahogadamente.

Saludos


Tags: leyenda, fábrica, oro, Vietman

Comentarios

Añadir un comentario

Creative Commons License
Hexágono Literario by Hexágono Literario is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License. Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas